26 feb. 2012

No supe encontrarte

No sabría decirte cuánto tiempo estuve esperando. Miré el reloj mil veces, cada segundo que pasaba, pero tú no llegabas. Esperé una hora, dos, cuarenta, mil días, no lo sé. Ni el frío de enero pudo echarme atrás. Esperé una llamada, un mensaje, un suspiro, hasta el más mínimo ruido. Juraría que vi tu cara entre la gente 1000 veces, pero nunca eras tú.

Quizá hoy conserve las ganas. Quizá todavía haya esperanza y algún día aparezcas, sin avisar, como por arte de magia.

Pero ya no duele, porque ya no espero nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario