12 ago. 2012

Y entonces, ocurre.

Antes o después. No importa la hora. No importa el día. Ni importa el lugar. Solo... Pasa. Algo cambia dentro de ti. A veces no te das cuenta y otras te coge sin avisar. Al principio no sabes lo que es, ni cómo ha llegado a ti. Pero lo sientes. Luego se va haciendo fuerte, más y más. Te atrapa. Te ahoga. Y, si no lo sueltas, no te abandona jamás.



2 ago. 2012

Y es que para algo interesante que me pasa...

No es la primera vez que cuento esto, ni será la última seguramente. Y es que ayer fue un día especial. Por una tontería, sí, pero a veces son esas pequeñas cosas las que animan, alegran o importan. El caso es que ayer no tenía nada que leer y fui a la biblioteca. Me dio por buscar las Rimas de Bécquer, solo por curiosidad. No estoy acostumbrada a leer poesía, pero ese libro me llamaba especialmente la atención. Así que lo cogí y lo abrí... Y allí estaba.

Dentro encontré una pequeña pajarita de papel. Me pareció gracioso que alguien utilizara una pajarita de papel como marca páginas. Lo especial es que esa pajarita llevaba un mensaje: ''¿Cómo no sentirme así?'' Me quedé mirándola desconcertada y emocionada a la vez. Empecé a inventarme mil historias sobre la vida de la persona que lo había escrito y qué era lo que sentía. Le di la vuelta, tenía otro mensaje: ''Tú que me has encontrado, respóndeme'' Y, a continuación, una dirección e-mail. 

Será que soy demasiado simple. O demasiado romántica. O las dos cosas. Será que me hizo ilusión saber que todavía queda gente sensible capaz de dejar una pajarita de papel con un mensaje anónimo dentro de un libro de poesía. En fin, que este pequeño pero extraño suceso me alegró el día. Y sí, le he escrito a esa dirección de e-mail, tengo demasiada curiosidad. Seguramente no obtenga respuesta, a saber cuánto tiempo llevaba la pajarita dentro de ese libro. Pero, sea quien sea mi querido anónimo, debo darle las gracias por mi pequeño momento de absurda felicidad. Y por añadirle un poco de emoción (por poco que sea) a mi aburrida vida.





Actualización: ¡Al final sí que me ha contestado! Sigo sin saber quién es y por qué puso esa pajarita allí, pero me ha dado las gracias por escribirle y me ha dicho que, más que una pajarita, él (o ella) prefiere llamarlo gaviota. ¿El resto del mensaje? Me lo guardo para mí. Será un bonito recuerdo más. <3

6 jun. 2012

Freedom

Atada a todo y a nada. Pendiente de lo que pasa. Esto no me gusta. No quiero callarme más. No quiero barreras. ¡Quiero gritar! ¡Que nadie me diga lo que puedo o no puedo hacer! Quiero... Quiero ser libre. Quiero olvidar y empezar de nuevo. Si lo hiciera, si me fuera, ¿vendrías conmigo? ¡Sí, eso es! Contigo será más fácil. No debemos tener miedo. No quiero seguir encerrada entre cuatro paredes, que me juzguen por lo que soy y luego me olviden. No quiero volver a sentirme sola y contigo sé que no lo haré. Por favor... No aguanto más.


Voy a escapar.

27 abr. 2012

¿Qué has hecho conmigo?

Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte. Yo me siento tan frágil como la primera vez que me hicieron daño. Y sé que esta no es la típica historia, a mí nadie va a venir a salvarme. Demasiado bonito para ser verdad.


He sufrido demasiado y me he acostumbrado a todo lo malo. Me he acostumbrado a desaprovechar cada oportunidad que tengo de estar contigo, a ser invisible, a observar desde las sombras y a esperar a que te des cuenta de que estoy aquí. Observar es la única forma que tengo de sentirte un poco más cerca. Solo un poco más. Cinco minutos hablando contigo al día es suficiente, no necesito nada más.


Pero a quién quiero engañar... Es tu nombre eso que aparece cuando leo entre líneas, detrás de cada canción o en cada calle o cada esquina. Me persigue, no puedo deshacerme de él, no puedo deshacerme de ti...

18 mar. 2012

En un momento, en un segundo.

Imagina dos mundos, o dos personas diferentes. Imagina que se encuentran en el mismo lugar y a la misma hora. Como si todo lo que hubieran vivido antes les hubiera llevado a ese momento. Como si estuvieran predestinados. Llámalo ''destino'', como quieras, llámalo ''x''. Imagina que tienen personalidades y gustos opuestos pero que, a pesar de eso, sufren una atracción que ninguno de los dos puede remediar y terminan enamorándose. Imagina que el mundo entero conspira contra ellos y que, a pesar de todo, deciden estar juntos. Imagina que somos tú y yo...


Y es que cuando dos mundos distintos se juntan, nunca se sabe lo que puede pasar...
O sí.
Que nunca vuelven a ser dos. 

26 feb. 2012

No supe encontrarte

No sabría decirte cuánto tiempo estuve esperando. Miré el reloj mil veces, cada segundo que pasaba, pero tú no llegabas. Esperé una hora, dos, cuarenta, mil días, no lo sé. Ni el frío de enero pudo echarme atrás. Esperé una llamada, un mensaje, un suspiro, hasta el más mínimo ruido. Juraría que vi tu cara entre la gente 1000 veces, pero nunca eras tú.

Quizá hoy conserve las ganas. Quizá todavía haya esperanza y algún día aparezcas, sin avisar, como por arte de magia.

Pero ya no duele, porque ya no espero nada.

19 feb. 2012

A veces, yo también necesito que alguien me diga...

''Respira,
aguanta un segundo y respira...''


''Mientras te duela respira conmigo el dolor.''

Tampoco sería tan grave...

En días como hoy se me ocurre que si dejara de existir ahora mismo, en realidad no pasaría ''nada''. Total, somos miles de millones de personas en el mundo y, en realidad, las personas a las que de verdad importo se cuentan con los dedos de una sola mano. Es triste pero, al fin y al cabo, no aporto nada a la humanidad: solo soy una adolescente más, lo único que hago es estorbarle a la mayoría.

Sé que es siniestro pero a veces me pregunto: si yo muriera o desapareciera, realmente ¿quién lo sentiría? ¿Quién lloraría por mí? ¿Cuántos falsos y falsas irían a mi entierro? ¿Lo vería yo desde ahí arriba? Tiene que ser hasta divertido....

Por otro lado, si desapareciera ahora mismo, sé que le daría una alegría a más de uno y de una.
Y no pienso hacerlo.
No voy a rendirme.
Os queda Silvia para rato.

12 feb. 2012

Está lloviendo

Sí, ya sé que no hay ni una sola nube en el cielo. Pero mira, justo aquí, ¿la ves? Tengo una gota en la cara. Ha aparecido de repente, después de tus últimas palabras. Ha dejado un rastro, una pequeña línea húmeda al caer, que me cruza la mejilla. Curioso, ¿verdad?

Te digo que está lloviendo, ¿por qué no me crees?

11 feb. 2012

Querido verano...

Sentarte en la arena. Acercarte a la orilla y mojarte los pies. Respirar profundamente. Buscar conchas. Hacer fotos. Tomarte un helado. No tener que estudiar, no pensar en nada. Reír hasta no poder más. Salir todos los días. Dormir en la playa. Mirar las estrellas cada noche. Gritar. Correr. Ser libre. Disfrutar. Y lo más importante: poder ponerte pantalones cortos.

¿No te encantaría?


3 feb. 2012

Me faltó valor

Me miraste a los ojos y te acercaste despacio, muy despacio. Solo yo podía notar la fuerza de tu mirada y la firmeza de tus pasos. Seguías mirándome, como si quisieras ver a través de mí, como si quisieras descubrir qué hay detrás. Y sin querer construí un muro a centímetros de tu boca.


Quise destruirlo, ¿sabes? Quise dar un paso, solo un paso más, para que tú sonrieras y me dijeras que todo iba a ir bien. Pero no pude. Tuve miedo. Me faltó lo que a ti te sobraba y te alejaste decepcionado. Habrían bastado solo dos palabras para que te dieras la vuelta y volvieras a mirarme, pero no las dije.


Te fuiste alejando cada vez más, hasta que te perdí. Y ojalá supieras que me arrepiento, que lo siento, que si pudiera volver atrás te habría besado sin decir nada y ahora no estaría escribiendo esto.


Sola.

29 ene. 2012

¿No lo ves? Soy azul

Hubo una época en la que llamaba azules a todas las cosas que me gustaban.

Llamé azul al tiempo que pasé contigo perdida entre calles azules, una tarde que era azul.
Azul era tu forma de mirarme.
Azules tus ojos. Azules tus besos. Azul tu sonrisa. Azul el cielo.
Te juro que aquel día fue azul, el más azul de mi vida.
Azul se volvía mi corazón cuando estaba a tu lado.

Azules son mis lágrimas al mirar atrás.
Azules las promesas. Azules los anhelos. Azules los deseos.

Azul es el recuerdo que me queda hoy de ti.